Francisco Aedo, un arquitecto, un maestro


CONOZCA:
Bailarina / Arquitecto
la historia de Ida Vera Almarza, "Gigi"




Era un arquitecto que ya con sesenta y tres años, había ejercido por décadas como académico de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Chile y como director del Instituto de Edificación Experimental, instancia creada por él mismo en 1957. El profesor Aedo era padre de dos hijos y militaba en el Partido Socialista, aunque siempre se mostró como un gran partidario y colaborador de las políticas y acciones que promovía el MIR.

Su compromiso social y político lo llevó a aceptar de parte de Salvador Allende, el cargo de asesor técnico del Ministerio de la Vivienda, cuyo ministro era el obrero Carlos Cortés. En ese cargo pudo realizar una de sus aspiraciones de revolucionario: crear la Empresa Estatal de Construcción de Viviendas para el Pueblo, debiendo dar una batalla contra los intereses de la burguesía, la cual había convertido la obligación del estado de proporcionar viviendas en un negocio lucrativo. Su trayectoria por el mundo universitario estuvo marcada por la práctica de sus ideas en las batallas por las reformas y los cambios. Francisco era un convencido de que los organismos que no evolucionan perecen.

La dictadura fue la encargada de cumplir ese mandato de la burguesía de eliminar a Francisco Aedo, sobre todo de la Universidad de Chile donde influía con fuerza en la formación de sus alumnos de arquitectura, de ahí los duros castigos a los que lo someten sus carceleros, ante quienes, los testigos aseguran que siempre mantuvo su entereza y hombría. «El día 12 de septiembre de 1973, llegaron dos furgones de carabineros para llevarnos a los calabozos de la 14° Comisaría de La Florida a Francisco y a mí, para llevarnos casi de inmediato al Ministerio de Defensa», nos cuenta su esposa, María Cristina González Benedetti, «desde allí a él se lo llevan al Estadio Chile y después al Nacional, y a mí me liberan hasta el 8 de octubre cuando me aprisionan de nuevo para llevarme al Estadio Nacional, donde un día logro divisarlo. Entonces rompí filas y corrí a abrazarlo. Nuestro encuentro fue muy emocionante y muy triste, aunque al menos ya sabía que él estaba allí y vivo. Liberada después, de nuevo, supe que mi esposo estaba preso en Chacabuco, y las veces en que pude visitarlo me regaló acuarelas y objetos tallados en madera que aprendió a hacer en prisión. Un día me escribió contándome de todo lo que leía «al dar vuelta cada página me espanta mi ignorancia y las horas y los años gastados en producir lealmente un trabajo creador que yo creía que era positivo en la universidad y en el campo profesional; y que sin embargo fue aventado en un segundo y que quizás no pueda ser reanudado jamás. Estos años entregados a una sociedad egoista debieron ser utilizados en profundizar el paso del hombre por la historia y en adquirir aquellos conocimientos que ahora añoro...»

El 30 de julio de 1974, Francisco salió en libertad, momento en que se le ofreció la oportunidad de salir del país para reponerse de la pesadilla vivida y llevar a cabo contratos de trabajo en Francia o México. No obstante mi esposo rechazó esas ofertas porque decidió quedarse en Chile para aportar a la lucha. Su valiente decisión implicó que nuevamente la represión se hiciera presente el 7 de septiembre de 1974».

El profesor Francisco Aedo, fue detenido en su domicilio por agentes de la DINA que allanaron su casa e incautaron un plano de una ampliación del Hospital Militar donde él había colaborado como calculista. Pretendieron con esto que se creyera que con ese plano se realizaría un ataque contra el hospital, sin entender que los arquitectos están para construir y no para destruir. De todos modos, el que hacía de jefe de los maleantes, le dijo a su señora, María Cristina González, que se trataba de un procedimiento de rutina y que lo traerían de regreso con prontitud. Fue la última vez que lo vió. Se sabe sin embargo, que lo mantuvieron en José Domingo Cañas y posteriormente en Cuatro Alamos» hasta al menos marzo de 1975, fecha en que desapareció. Su nombre figuró en la lista de los 119.


Si sabe algo más sobre la historia reciente, compártalo con nosotros enviándonos un EMAIL Si sabe algo sobre cualquier compañero desaparecido o asesinado por la dictadura, compártalo también con nosotros, eso ayudará a que jamás los olvidemos.

Sitio creado por
ULTIMOS TRANVIAS
© 1999 - © 2000 - © 2001 - © 2002
© 2003 - © 2004 - © 2005. ESCRÍBANOS