De la Bolsa de Comercio a un recinto de tortura

A la memoria de GUILLERMO BEAUSIRE ALONSO_________

Por Lucía Sepúlveda







Guillermo Beausire Alonso, cuñado del dirigente máximo del MIR Andrés Pascal, trabajaba en la Bolsa de Comercio de Santiago. Estaba recién recibido de ingeniero comercial, luego de estudiar en la Escuela de Negocios de Valparaíso. No participaba en política, pero su propia "bolsa de valores" personal, lo hacía rechazar la dictadura, que perseguía a su hermana Mary Ann para llegar a su marido, Andrés Pascal, sobrino del ex Presidente Allende. El brazo de la DINA, en alas de la Operación Cóndor, congeló para siempre su carrera el 2 de noviembre de 1974, el día de "Todos los Santos", cuando tenía 24 años.

Lo detuvieron en el aeropuerto de Eseiza efectivos de seguridad argentinos, a la llegada del vuelo 145 de Lan Chile. Cuando la madre de Guillermo, su otra hermana, Diana, y su marido, regresaban del aeropuerto luego de despedir a Guillermo, fueron detenidos, permaneciendo durante meses como rehenes de la DINA. Dos días antes, la DINA había secuestrado también a Jorge D'Orival Briceño, Marcelo Salinas y Jacqueline Drouilly, por su vinculación con Pascal Allende. Los tres militantes del MIR permanecen desaparecidos, al igual que Guillermo Beausire.

Honestidad y rectitud
Guillermo, ciudadano chileno-británico, había estudiado en el colegio Saint George, como muchos otros hijos de ciudadanos británicos. Era aficionado a los deportes, y aunque no militaba en ningún partido político, sus sentimientos eran antidictatoriales. Su hermana Mary Ann expresa: "El no era mirista, la única razón para detenerlo fue el parentesco conmigo. Pero en prisión y luego, afuera, nadie creía que no era militante, porque su comportamiento en la tortura y con los presos fue ejemplar. Eso ocurrió porque él siempre fue de una honestidad y rectitud enormes."

La detención
Los agentes argentinos habían robado todo su dinero y pertenencias, manteniéndolo esposado en un baño de Eseiza. Tras la entrega a la DINA fue trasladado por los chilenos, en un avión pequeño. Este es el relato que el propio Guillermo hizo a varios sobrevivientes, entre ellos a Julián Ricci, en el recinto de tortura de calle José Domingo Cañas, donde permaneció inicialmente, hasta el 20 de noviembre de 1974. Luego fue trasladado a Villa Grimaldi, donde su hermana Diana, también detenida allí, lo vio el 5 de diciembre, sin poder acercársele por estar custodiado por guardias. Hay testimonios de su estadía en Grimaldi hasta el 15 de enero de 1975.

Alto, de pelo ondulado y contextura maciza, era apodado "Guatón" por sus torturadores. En Grimaldi también lo vio María Stella Dabancens, que había sido compañera suya en el Colegio Saint George. Iniciaron un diálogo cantando en inglés y así ella supo las circunstancias de su detención. El le contó que había sido muy torturado y había perdido diez kilos. Otro detenido, Cristián Mallol declaró que después de Año Nuevo del 75, cuando él estaba engrillado e imposibilitado de caminar, el "Guatón Billy" lo atendía, lo vendaba y le daba de comer.

Claridad y valentía
Guillermo no permaneció indiferente cuando en diciembre, en Villa Grimaldi, luego de detener y torturar a decenas de miristas, los oficiales Pedro Espinoza y Miguel Krassnoff de la DINA, iniciaron una maniobra de inteligencia que culminaría el 19 de febrero del 75, con una conferencia de prensa en que cuatro dirigentes medios del MIR llamaron a deponer las armas. Guillermo Beausire trató una y otra vez de disuadir a los detenidos, con quienes compartía la tortura y la pieza de reclusión, explicándoles que sólo serían instrumentos de sus enemigos, y que no lograrían salvar sus vidas ni las de nadie a ese precio. Esta postura fue consignada en la declaración hecha en 1990 por Héctor González, uno de los protagonistas de ese montaje de la DINA.

En la conferencia de prensa se entregó una lista de dirigentes muertos, detenidos y exiliados, que constituyó el preludio de una operación mayor de inteligencia, ya que en la lista leída por televisión por los cuatro dirigentes del MIR, aparecían como exiliados personas que habían sido detenidas y que en esos momentos ya estaban desaparecidas. La DINA los hizo aparecer posteriormente como muertos en el extranjero, para lo que contó nuevamente con el apoyo de los servicios de inteligencia trasandinos.

Otros testigos
Graciela Alvarez, sobreviviente, declaró haber visto en mayo de 1975 a Guillermo Beausire en el recinto de Irán con Los Plátanos, en la comuna de Macul. El le manifestó que temía por su destino, ya que no había pruebas legales de su ingreso al país. Otra ex presa, Adriana Bórquez, también lo vio allí el 17 de mayo, encontrándose ambos bajo la responsabilidad de un sujeto denominado "El Doctor". Desde allí Graciela vio como lo sacaron el 2 de junio de 1975, con la misma ropa con la que fue detenido. Ese día se cumplían seis meses de su detención jamás reconocida. Luego de ser liberadas, su madre, Inés Alonso, y su hermana Diana, liberadas posteriormente, con el apoyo de la Embajada del Reino Unido iniciaron gestiones para dar con el paradero de Guillermo Roberto Beausire Alonso. Su hermana Mary Anne continúa hoy buscando verdad y justicia.

Sitio creado por
ULTIMOS TRANVIAS
© 1999 - © 2000 - © 2001 - © 2002
© 2003 - © 2004 - © 2005. ESCRÍBANOS