Cecilia y el Caluga
En memoria de Juan Carlos Rodríguez y Cecilia Castro, «Carmen Gloria»







Juan Carlos Rodríguez Araya , «El Caluga», era estudiante de Ingeniería en la Universidad Católica. Fue detenido por la DINA junto a su esposa Cecilia. Ambos eran militantes del MIR y tenían un hijo.

Quienes los detienen los conducen a José Domingo Cañas, lo cual se sabe porque hay sobrevivientes que los escucharon nombrar cuando llegaron, en medio de insultos y golpes. Una hora después, Julián Ricci, uno de estos sobrevivientes, fue llevado a la pieza de interrogatorios donde estaba Juan Carlos, al que vio que sacaban arrastrándolo por el suelo al parecer inconsciente. En seguida, escuchó entrar a un agente que comentó «el fulano que acabamos de sacar se está muriendo» y otra persona, al parecer el jefe, contestó indignado «les dije que tuvieran cuidado, ése es muy importante y no se nos puede morir hasta que sepamos todo lo que él sabe. Hay que trasladarlo a la Clínica». La última vez que Juan Carlos Rodríguez fue visto fue aquella vez descrita, cuando lo sacaban inconsciente de la sala de torturas. Desde entonces se encuentra desaparecido.

La historia de esta pareja de revolucionarios registra un drama adicional, cuando fueron los propios padres de Cecilia quienes, detenidos y bajo amenazas de atentar contra su pequeña nieta, se vieron forzados a conducir a la DINA hasta la casa de seguridad de su hija. En efecto, 12 agentes con Osvaldo Romo a la cabeza, habían llegado hasta la casa de los padres de Cecilia, buscando a su hija y a su yerno. Como ellos dijeran no conocer donde vivían, fueron llevados a José Domingo Cañas los apremiaron sicológicamente, en forma separada, para que dieran información, bajo amenazas de atentar contra su nieta, de poco más de un año. Los agentes los llevaron al domicilio de la pareja ubicado en calle Cano y Aponte y procedieron a detenerlos. La abuela y su marido fueron liberados y pudieron llevarse consigo a su nieta. Horas antes, el mismo grupo había detenido a Julián Ricci del Valle y a su mujer Roxana Roi Jonás, amigos de Cecilia y Juan Carlos, donde dos semanas antes la pareja había estado cenando y debieron quedarse a dormir por haberlos alcanzado la hora de toque de queda. Ellos también fueron llevados a José Domingo Cañas. La DINA creía que Cecilia y Juan Carlos vivían con ellos, esto no era así, sin embargo encontraron en una agenda antigua de Ricci una dirección de Cecilia que era la de sus padres.

Los mismos agentes detuvieron también a la hermana de Juan Carlos, María Cecilia Rodríguez. Luego de un rato de interrogatorio ella se dio cuenta de que en el lugar se encontraba su cuñada, a quien los agentes llamaban «Carmen Gloria». Le preguntaron por ella y por su hermano «El Caluga». Luego fue trasladada con su cuñada a otra pieza, pudiendo allí conversar con ella. Permanecieron en el recinto alrededor de cuatro días. Durante ese lapso, Cecilia Castro fue interrogada constantemente bajo torturas que le causaron heridas graves en los senos. María Cecilia no llegó a ver ni escuchar a su hermano pero su cuñada le informó que los agentes comentaban que lo habían llevado a un hospital y se estaba recuperando de las lesiones que tenía.

El 20 de noviembre un grupo de detenidos fue trasladado de José Domingo Cañas a Villa Grimaldi. Entre ellos estaban Cecilia Castro y su cuñada, Cecilia Rodríguez. Otro grupo que un par de días antes había sido llevado a Cuatro Alamos, fue trasladado ese mismo día al recinto de Peñalolén. Entre éstos estaban Julián Ricci, su esposa Roxana Roi y William Beausire Alonso, cuñado de Andrés Pascal Allende, quien se encuentra desaparecido. Así se inauguró este nuevo centro de tortura ubicado en Peñalolén. Recluida allí, junto a Cecilia Castro, permaneció Sonia Bascuñán Saavedra, quien fue testigo de los continuos vejámenes de que era objeto Cecilia Castro por parte de Romo.

Con respecto a Cecilia Castro, conocida por el nombre supuesto «Carmen Gloria», tenía 24 años, estudiaba Derecho en la Universidad de Chile. Había egresado del Liceo de Niñas Nº 1, siendo siempre una excelente alumna, además de tener virtudes musicales y grandes aptitudes para el deporte. Pese a ser baja de estatura llegó a ser seleccionada chilena en vóleibol. En su militancia conoció a Juan Carlos. Su trabajo político estaba centrado en el Cordón Vicuña Mackenna. Entre un intenso ritmo de militancia y estudio, en 1973 nació la hija de Cecilia y Juan Carlos, Valentina.

Tras su detención, las gestiones de búsqueda se iniciaron de inmediato. Su padre y hermano, ambos abogados, presentaron recursos de amparo que no tuvieron éxito. No obstante, en el tercer recurso de amparo que fue alegado en apelación ante la Corte Suprema por el hermano de Cecilia, se obtuvo que ese tribunal ordenara al juez de la causa la realización de diversas diligencias (entre ellas la aprehensión de Osvaldo Romo), las cuales no tuvieron resultados. Por su parte, el suegro de Cecilia, Renato Rodríguez, funcionario del BID, sostuvo entrevistas con funcionarios de alto nivel del régimen y consiguió al menos la liberación de su hija Cecilia Rodríguez, y la declaración del jefe de seguridad del Ministerio del Interior (el comandante Di Nocera) de que su hijo y su nuera estaban detenidos y muy pronto pasarían a libre plática, promesa que no se cumplió. Cecilia apareció en la lista de los 119.

       Si sabe algo más sobre los compañeros sobre los cuales leyó, compártalo con nosotros enviándonos un EMAIL para que así todos podamos conocerlo. Si sabe algo sobre cualquier otro compañero desaparecido o asesinado por la dictadura, compártalo también, eso ayudará a que jamás los olvidemos.

Sitio creado por
ULTIMOS TRANVIAS
© 1999 - © 2000 - © 2001 - © 2002
© 2003 - © 2004 - © 2005. ESCRÍBANOS