Juan Chacón dijo adiós a su padre en Cuatro Alamos antes de desaparecer
Juan Rosendo Chacón Olivares
Lucía Sepúlveda






Juan Rosendo Chacón Olivares, médico veterinario, tenía 29 años a la fecha de su desaparición, y militaba en el MIR. Su padre, Raúl Chacón compartió celda con él en Cuatro Alamos, pero cuando ya liberado, concurrió al recinto a dejar ropa a su hijo, encontró que el nombre de Juan ya no aparecía en las listas de detenidos.

Casado con Verónica Martínez y padre de una hija, Camila, Juan fue detenido el 15 de julio de 1974, en su domicilio de calle

Antonio Varas, por agentes de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), encabezados por Osvaldo Romo Mena y movilizados en varios vehículos, entre éstos, camionetas Chevrolet C 10.

Horas antes, alrededor de las 15:00 hrs. de ese mismo día, había sido detenida en Providencia, María Inés Alvarado Börgel (detenida desaparecida), que estaba con Verónica Martínez Ahumada, la esposa de Juan. Verónica no fue arrestada y se dirigió hacia su domicilio en calle Antonio Varas, informando de los hechos a un primo de su marido, Antonio Osorio Olivares. Según declaraciones de este último, comenzó entonces el despliegue de agentes de seguridad en torno al edificio.

La "ratonera"
Alrededor de las 17:30 hrs., unos diez individuos, entre ellos, Osvaldo Romo, se presentaron en el departamento del matrimonio Chacón Martínez, con María Inés Alvarado, la que se veía muy asustada y sangraba del labio superior. Allanaron el inmueble y permanecieron allí, deteniendo a todos los que llegaron: a las 19:00 hrs., al padre de Juan, Raúl Chacón Zenteno y media hora después, a Martín Elgueta. A las 8 de la noche apareció Juan Rosendo. El padre, la esposa y el primo de Juan quedarían posteriormente en libertad; pero Juan Chacón, Martín Elgueta y María Inés Alvarado, permanecen desaparecidos hasta hoy. Familia torturada El grupo fue trasladado al recinto secreto de reclusión y tortura de la DINA conocido como Londres 38, en donde el afectado y su familia permanecieron durante cinco días, siempre con los ojos vendados y continuamente interrogados y flagelados. A Juan Rosendo, tal como lo declararon diferentes testigos, se le torturó por medio de aplicación de corriente eléctrica. En una oportunidad, él informó a Antonio Osorio que durante el interrogatorio le habían roto la lengua. Su esposa le hacía masajes en la espalda para calmarle los dolores que le producía la aplicación de corriente en el cerebro y sienes.

Al cabo de 5 días, Juan Rosendo Chacón y todos sus familiares fueron trasladados a Cuatro Alamos, previa firma de un documento en que decían que no habían sufrido malos tratos. Allí Juan quedó en la misma celda con su padre. Días después se concedió la libertad a todos, excepto a Juan, que permaneció en Cuatro Alamos, desde donde desapareció.

Pillaje
El hogar del matrimonio Chacón Martínez fue saqueado por Romo y sus acompañantes, que lo ocuparon durante diez días, según constató la madre de Juan y su suegra. Luego de su liberación, Verónica Martínez encontró el departamento desvalijado. Se habían robado toda la ropa de su familia. Las camas estaban hasta sin colchones; habían desaparecido joyas, alfombras, artefactos y enseres domésticos. Todos los elementos de trabajo del médico veterinario, y sus diplomas, se encontraban rotos en el suelo. Verónica y su hija abandonaron el país posteriormente, para proteger su vida.

Un año después de ocurridos estos hechos, en julio de 1975, el nombre del afectado, junto a los de María Inés Alvarado y Martín Elgueta, fue incluido en un montaje publicitario de la DINA. Así, figura en la "lista de los 119" luchadores antidictatoriales cuya desaparición, denunciada a nivel internacional, intentó ser manipulada por la dictadura con ayuda de los servicios de inteligencia del Cono Sur.


       Si sabes algo más sobre el compañero cuya historia leíste, compártelo con nosotros enviándonos un e-mail para que así todos podamos conocerlo. Si sabes algo sobre cualquier otro compañero desaparecido o asesinado por la dictadura, compártelo también con nosotros, eso ayudará a que jamás los olvidemos.


Sitio creado por
ULTIMOS TRANVIAS
© 1999 - © 2000 - © 2001 - © 2002
© 2003 - © 2004 - © 2005. ESCRÍBANOS