Francia exige a justicia chilena aclarar desaparición de Alfonso Chanfreau
Alfonso Chanfreau Oyarce
Lucía Sepúlveda






A los 23 años, Alfonso René Chanfreau Oyarce, dirigente del MIR, ya era casado, y tenía una hija, Natalia. Fue detenido el 30 de julio de 1974 por agentes de la DINA que llegaron de noche a su departamento de la calle Independencia. La pequeña despertó con el estruendo cuando los agentes, que saltaron la reja del edificio, comenzaron a golpear puertas y ventanas y allanaron el lugar. La investigación judicial estableció que el jefe del operativo fue el oficial de carabineros Gerardo Ernesto Godoy García, secundado por alrededor de diez agentes, entre los cuales estaba Osvaldo Romo. Actualmente el proceso se reactivó a pedido de Francia, ya que Alfonso tiene nacionalidad francesa.

La delatora
Esa noche de invierno, mientras registraban la vivienda, se hizo salir a Chanfreau por un momento. Oculta en la camioneta, probablemente estaba Marcia Merino, una ex mirista, activa colaboradora de la DINA, que antes había estado vinculada sentimentalmente a Alfonso. Ella confirmó su identidad. Godoy afirmó entonces: "efectivamente era el Emilio" (nombre político de Chanfreau al interior del MIR). Chanfreau, detenido, pidió a sus captores que llevaran a su mujer, Erika y a Natalia, a la casa de sus suegros, lo que hicieron trasladándolas en una camioneta Chevrolet C 10 sin patente.

Al día siguiente, la Embajada de Francia ofreció ayuda a la familia, pero ese mismo día los agentes se llevaron a Erika para obligar a Chanfreau a colaborar, según le informaron mientras la conducían vendada hasta un recinto que ella identificó después como Londres 38. Osvaldo Romo la llevó ante su esposo en los momentos en que él estaba siendo torturado. Esto se repitió durante 14 días seguidos. Después de las sesiones de tortura, los agentes permitían que ambos estuvieran juntos en el primer piso o en el subterráneo, para que Erica lo persuadiera de colaborar. La doctora Patricia Barceló también fue obligada a presenciar una de estas sesiones de tortura.

Dos colaboradoras
Dos mujeres que pasaron de detenidas a ser funcionarias de la DINA, colaborando activamente en la represión, tuvieron un rol activo en al desaparición de Chanfreau desde Londres 38. Marcia Merino, fue quien lo entregó. Después, en Londres 38, le pidió perdón. Por su parte, Luz Arce Sandoval, declaró en tribunales el 7 de enero de 1990, "en cierta ocasión, cuando me llevaban desde Villa Grimaldi a Londres 38, me suben a la camioneta y veo a una persona con las manos y las piernas abiertas tirado al fondo, casi muerto, al menos ese era su aspecto; era Alfonso Chanfreau, que había sido torturado y le habían pasado la camioneta; además, otro tipo de la DINA dice: "¿a quién llevan ahí?" y le contestan: "a Alfonso Chanfreau, le pasaron la camioneta".

A Colonia Dignidad
"Sé que a Poncho se lo llevaron a Colonia Dignidad... yo pienso que hoy día está muerto y si no lo está, es como si lo estuviera. No creo que vayas a ver a tu amigo nunca más", fue la respuesta dada por Humberto Menanteau a otro detenido, Pedro Matta. El 27 de mayo de 1991 Matta declaró ante el Tribunal que en Cuatro Alamos sostuvo este diálogo con Humberto Menanteaux Aceituno, uno de los cuatro ex dirigentes miristas que estando prisioneros, llamaron por televisión a sus compañeros a deponer las armas, en una maniobra diseñada por la DINA.

Matta recibió la respuesta que alude a Dignidad cuando interrogó a Menanteaux para saber porqué dijo que Chanfreau estaba exiliado cuando habló en esa conferencia de prensa. Menanteau, liberado en septiembre de 1975, fue detenido nuevamente poco después y luego encontrado muerto junto a otro de los que participaron de la maniobra de guerra psicológica de la DINA. Según sus familiares, al ser liberado había informado a la dirección del MIR sobre el accionar de la DINA y la identificación de los agentes, lo que fue descubierto por estos y selló su destino.

El adiós de Alfonso
Erika Hennings se despidió de su marido el 13 de agosto de 1974, en Londres 38. Le dijeron que lo llevaban a otro lugar. Fue el último día que se le vio a él y a otros siete detenidos: Jorge Olivares Graindorge, Luis Julio Guajardo Zamorano, Juan Ibarra Toledo, Marcos Quiñones Lembach, Zacarías Machuca Muñoz e Iván Moreno Fuenzalida. Erika, luego de pasar por Cuatro y Tres Alamos, fue expulsada a Francia en noviembre de 1974.

Poco después, en julio del 75, el nombre de Alfonso Chanfreau fue incluido en la "Lista de los 119", formando parte de un montaje publicitario de la DINA, en coordinación con los servicios de inteligencia de Brasil y Argentina. La maniobra tuvo como antecedente previo la conferencia de prensa en que intervino Menanteau diciendo que Chanfreau estaba exiliado. En el semanario argentino Lea, creado para la ocasión, se informó que Chanfreau había sido eliminado "por sus propios compañeros de lucha". El montaje, acogido sin reservas por la prensa chilena, fue prontamente desvirtuado por el accionar de los familiares y el testimonio de los presos políticos del campo de concentración de Puchuncaví, que iniciaron una huelga de hambre para denunciar que ellos habían visto detenidos a la mayoría de los integrantes de esas listas. La huelga de Puchuncaví comenzó a gestarse el 30 de julio de 1975, justamente cuando se cumplía un año de la desaparición de Alfonso Chanfreau, el mirista chileno-francés que llegó a las pocas de nacida su hija y le dijo a su compañera: "le pondremos Natalia, como la mujer de Leon Trostky".


       Si sabes algo más sobre el compañero cuya historia leíste, compártelo con nosotros enviándonos un e-mail para que así todos podamos conocerlo. Si sabes algo sobre cualquier otro compañero desaparecido o asesinado por la dictadura, compártelo también con nosotros, eso ayudará a que jamás los olvidemos.


Sitio creado por
ULTIMOS TRANVIAS
© 1999 - © 2000 - © 2001 - © 2002
© 2003 - © 2004 - © 2005. ESCRÍBANOS