A María Mardones


Hilda Espinoza F.
Santiago, 22 de Octubre de 2003.




Un día, no sé cuándo, sólo sé que ya hacen muchos años, me entregaste ese cariño tuyo ilimitado de madre generosa. Cada reunión me recibías con una sonrisa y un abrazo, diciéndome ¿Cómo está tú niñito?

Siempre me pregunté como era posible, que tú mujer menuda, del sur, de esas tierras cordilleranas, fueses tan fuerte. Habías venido a Concepción a refugiarte del dolor, de ese dolor de madre, que te destrozó el alma. Ese dolor que no se puede igualar a nada... ver desaparecer a un hijo, pero tú con tu fragilidad, viste partir a dos de ellos. Nunca más pudiste abrazarlos y besarlos como hacías con nosotras, las compañeras de la Agrupación.

Señora María, la vida nos entrega penas y alegrías. Para mí el haber estado con usted y haber compartido su dolor, ha sido uno de los mejores regalos que he recibido.

¡Gracias viejita linda, por haberte conocido, gracias por entregarme ese amor de madre tan especial! ¡Gracias por enseñarme, que el dolor es más fuerte, y que podemos enriquecernos en él!

Amiga mía, es mi adiós a tu partida, ahora ya puedes abrazar a tus hijos Heraldo y Héctor y volver a ser la madre que un día los acunó. HILDA E. ESPINOZA F. Santiago, 22 de Octubre de 2003.-


Héctor Ernaldo Velásquez Mardones, detenido y desaparecido el 3 de Noviembre de 1973 en la ciudad de Villarica.

Héctor Heraldo Velásquez Mardones, detenido y hecho desaparecer el 16 de Mayo de 1977 en Buenos Aires, Argentina.


Si sabe algo más o hubiera otra cosa que deseara agregar sobre los compañeros recordados o sobre la señora María, su madre, compártala con nosotros con un e-mail a nuestro correo electrónico. para que así todos podamos conocerlo. Si sabe algo también sobre cualquier otro compañero desaparecido o asesinado por la dictadura, compártalo también con nosotros, eso ayudará a que jamás los olvidemos.

© 1998, 1999, 2000, 2001, 2002, 2003
SITIO CREADO POR __ULTIMOS TRANVIAS ESCRIBA A LOS EDITORES