Hoja de diario de mil novecientos sesenta y tres




Ayer, tal como te anticipara, llegó por fin mi prima Mané de Concepción invitada por mí, y no sabes lo contenta que estoy; no sólo de poder verla y salir con ella, sino también porque no hubo problemas de ningún tipo; imagínate que justo mi hermana había partido al sur con un grupo, para no sé qué negocio de universitarios, así que yo estaba, por lo tanto, sola en el cuarto, y pudimos instalar a la Mané en su cama junto a la mía, para pasarnos la noche mostrándonos recortes de Ringo y de Paul, y contándonos también la vida completa con chiquillos y demases; no he podido, por eso, escribirte ni siquiera una palabra, me perdonas?




Cuento en homenaje a
María Cristina López Stewart:
Urracas y Zorzales
Enlace a
"Estoy orgullosa de ti"
Enlace a
"A mi hermana menor"


Y esta mañana amanecimos eufóricas porque yo ya tenía planes para salir con la Clarita, mi mejor amiga, a ver a James Bond «007». Iríamos solas las dos, y ahora las tres con la Mané, todavía más entretenido.

Pero no todas las cosas salen bien, eso es algo que sólo ahora entiendo. Te lo digo porque ya ante la boletería del cine El Golf, contamos la plata y nos dimos cuenta de que nos alcanzaba nada más que para dos entradas... casi nos da un ataque. Así que tuvimos que echar a la suerte cuál de las tres esperaba afuera o se devolvía para el centro, pero adivina quiénes ganaron: la Clarita y yo.

Claro que ahí me di cuenta de que la Mané aquí en Santiago es mi visita, así que le dije que no valía la suerte y que a mí el famoso 007 me tenía sin cuidado. Acto seguido tomé de vuelta el micro para que ellas no se perdieran el comienzo.

Me senté en el último asiento del bus para estar tranquila y entonces pude por fin echar unos cuantos lagrimones. Después, encerrada en mi pieza, quise escribir y contártelo todo, para que así puedas saber lo que estoy pasando. Como testigo del suceso, he pegado al pie de tu página el boleto del micro Catedral-El Golf en que vine de vuelta; el cual, si te fijas, aún está húmedo por todo lo que he llorado.


Esta historia fue recopilada de un diario adolescente de la propia María Cristina López Stewart, hecha desaparecer por agentes de la dictadura.

La niña jugando al luche es una obra de Yarixza López, alumna del Segundo C de la Escuela E 180 de Peñalolén, con motivo del concurso "Los derechos del niño", realizado para celebrar la inauguración del "Muro de los nombres" del Parque por la Paz Villa Grimaldi.

El dibujo de María Cristina es del pintor Jaime Castro, quien lo realizó desde el recuerdo.


Una testigo relató que en la celda de Lumi Videla de la casa de José Domingo Cañas, se encontraba también otra detenida, una joven de cabellos rubios, de baja estatura y ojos claros. Se veía frágil y dulce. Era María Cristina López Stewart, quien era estudiante de pedagogía en historia y militaba en el MIR. Tenia 21 antilde;os cuando fue detenida el 22 de septiembre de 1974 junto a Rosalía Martínez y Julio Laks, en su domicilio de calle Alonso de Camargo en la comuna de Las Condes. Rosalía, que sobrevivió diría después que pudo identificar entre los aprehensores a Osvaldo Romo. Fueron trasladadas a la casa de José Domingo Cañas y allá permanecieron juntas hasta el 5 de octubre de 1974. Rosalía testimonió: "María Cristina no se encontraba bien, estaba enferma de anemia aguda y no se le daba ningún tratamiento. Estaba muy preocupada por su madre. El día de su cumpleaños la hicieron llamarla por teléfono pero no pudo decirle donde se encontraba. María Cristina quedó muy emocionada y triste". Su madre tampoco olvidaría esa llamada: "Nos dijo que se encontraba bien, pero que no podía indicar el lugar donde se encontraba... Se puso a llorar...". El rastro de María Cristina se perdió para convertirse en una detenida-desaparecida.

Si sabes algo más sobre la autora de este diario, nuestra amiga y compañera María Cristina López Stewart, haz un e-mail a grimaldi@xoommail.com para que todos podamos conocerla mejor. Si sabes algo sobre Lumi Videla, escríbelo también, como debes escribir lo que sepas sobre cualquier desaparecido o asesinado por la dictadura, eso nos ayudará para siempre recordarlos.



LAS HISTORIAS
QUE PODEMOS CONTAR
_____________________

NUESTRAS
DECLARACIONES
_____________________

NUESTRA GENTE
QUE NOS FALTA
_________________________

LOS QUE NOS FALTAN
DE TANTAS OTRAS PARTES
_________________________

PAGINA PRINCIPAL
VILLA GRIMALDI
_______________________

© 1998 __ULTIMOS TRANVIAS