Sinfonías en carcajadas que vuelan,
Bolero de Ravel recorriendo el alma del mundo
Para Jorge Peña Hen
Lucrecia Brito




Jorge Peña Hen, músico, compositor y maestro, fundó en La Serena de los cincuenta, la Sociedad Juan Sebastián Bach, La Orquesta Sinfónica de La Serena y su obra más relevante, la Escuela de Música de La Serena, un colegio especial, donde los niños aprendían un instrumento al mismo tiempo que recibían su currículum normal. A partir de esta escuela, Peña Hen forma la Orquesta Sinfónica Infantil de La Serena, con la cual realiza giras por Chile, América y Europa, recibiendo elogios de la crítica mundial. Desafortunadamente, como militante socialista, tras el golpe es tomado prisionero y ajusticiado tras un juicio sumario por los miembros de la caravana de la muerte, quienes justificaron su fusilamiento por supuestas armas que habría entrado a Chile desde Cuba en los estuches de los instrumentos de sus músicos-niños. Como esta burda acusación no es capaz de sostenerse, la alcaldesa de La Serena, Adriana Peñafiel, con motivo del encuentro de su cadáver y su sepultación en un lugar de honor de la ciudad de La Serena, de la cual Peña era "Hijo Ilustre", declaró a El Mercurio, minimizando el hecho de que sus victimarios ocultaron su cadáver y no lo entregaron a sus deudos: "se sabía perfectamente el lugar del entierro y se conocía quiénes estaban ahí". Justificando solapadamente la acción de los criminales de Peña Hen, el mismo diario sostuvo: "hay quienes sostienen que el músico era un activista que incluso, en uno de sus viajes al extranjero, llevó niños a Cuba con motivos musicales, pero allá se les hizo participar en instrucción militar, recibieron adoctrinamiento político e incluso concurrieron a la zafra". No hay constancia de esta situación, como no hay ningún niño-músico que atestigue algo como esto. Los niños han dicho eso sí, que fueron llevados a la zafra. Cabe hacer notar que alguien es llevado a la zafra en Cuba como un honor, como cuando en Chile se invita a las visitas a asistir a una trilla, a un curanto o a una tronadura de cobre.


Nella Camarda, viuda de Jorge Peña Hen, el malogrado académico, docente, compositor y director de orquesta, quien fuera asesinado por la "caravana de la muerte" comandada por el general Arellano en La Serena, expresó durante un homenaje que le hicieran en la Universidad de Chile: "Este es un momento muy emocionante. Jorge Peña Hen es recibido en el Salón de Honor de la Universidad de Chile. Nosotros que hemos trabajado una vida entera en este plantel, sabemos lo que ello significa. Porque él es recibido después de veinticinco años de haber sido arrancado bárbaramente de estas aulas donde fuera un brillante académico. Nos reunimos para algo que tiene una trascendencia no sólo nacional sino universal: la reivindicación de un ser humano. De un ser humano creador, dotado de una fuerza excepcional que lo llevó a desarrollar una obra sólida que nacó de la nada, de la ausencia total de recursos y que sin embargo irrumpió en la sociedad arrasando con las diferencias sociales, de credo o políticas. En este momento se está cumpliendo en mí un anhelo que nació en el mismo instante en que supe de su horrible muerte. Entonces yo dije: algún día sabrán a quien mataron, algún día sabrán quien era Jorge Peña. Y asi fue, poco a poco, después de un largo período de silencio, en que la más mínima alusión a su nombre fue acallada por los voceros de la dictadura, comenzó a resurgir como el ave fénix.

-----FICCION----


SINFONIAS EN CARCAJADAS QUE VUELAN, BOLERO DE RAVEL RECORRIENDO EL ALMA DEL MUNDO


A mis 48 años con Bach, Motzart y Beethoven, me basta abrir la caja de resonancia de piano para que vuele tu rostro y surja una sonrisa que me acompaña en todos mis conciertos. Nunca podré olvidarte, gracias a ti descubrí la belleza en mi mundo de zapatos rotos y calles de barro. Fuiste mi única referencia de amor y melodías con un porvenir de abejas que anidaban arpegios de sueños adornando mis cuadernos de notas: negras, blancas, corcheas; las que alimentaban mis noches sin pan. Otros niños como yo, formamos un enjambre en torno a nuestra colmena": El Bolero de Ravel". Ese fue un día de miel compartida en el concierto inaugural de la Sinfónica de la Serena.

Una llovizna densa me nubló el día ése, en que mi madre aterrada me prohibió acercarme a la escuela: -"Tomaron a tu profesor", venía diciendo, y agregó que a Jorge Peña Hen lo tenían en la cárcel, que lo acusaban de haber traído armas para terroristas en los estuches de sus instrumentos. Eso me dijo. -"¡No, no es cierto!" -Lloré y grité -"No vi nada de eso, sólo trajimos habaneras que íbamos a aprender"- Durante días deambulé triste, no me conformaba. Pensé en ir a verlo, me lo prohibieron. Teníamos tanto miedo…

En Octubre la Serena moría en su cielo gris y, en uno de esos días, no recuerdo cuando, vi su rostro sonriéndome, no podía hablar, logré eso sí tararear la melodía que inició mi vida de artista y terminó injustamente la suya.

Lucrecia Brito, Abril de 2003
____________________________________________

       Si sabes algo sobre cualquier otro compañero desaparecido o asesinado por la dictadura, compártelo con nosotros, eso ayudará a que jamás lo olvidemos. EMAIL


Volver a la página de homenaje para Jorge Peña Hen


Sitio creado por
ULTIMOS TRANVIAS
© 1999 - © 2000 - © 2001 - © 2002
© 2003 - © 2004 - © 2005. ESCRÍBANOS