LA CHICA, CHICOCA

Para María Teresa Eltit Contreras

Enlace a:
María Isabel y María Teresa




      



Si sabes algo más sobre él o los compañeros cuya historia leíste, compártelo con nosotros enviándonos un e-mail para que así todos podamos conocerlo. Si sabes algo sobre cualquier otro compañero desaparecido o asesinado por la dictadura, compártelo también con nosotros, eso ayudará a que jamás los olvidemos.
________________________________________



Morén Brito versus María Teresa Eltit "et ale"

Lucía Sepúlveda

Marcelo Moren Brito, Miguel Krassnoff y Osvaldo Romo están procesados por el secuestro y desaparición de María Teresa Eltit Contreras, y otras nueve personas. Moren dirigía personalmente las torturas que sufrió María Teresa, de 22 años, estudiante de secretariado, militante del MIR, detenida el 12 de diciembre de 1974 en la calle, sin testigos, por agentes de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) que la trasladaron a Villa Grimaldi.El 5 de diciembre, María Teresa había observado a la distancia la emboscada en que cayó herido mortalmente su compañero, José Bordaz Paz, ("Coño Molina") encargado militar del MIR. La DINA pretendía que revelara el paradero de Andrés Pascal Allende y Hernán Aguiló, otros dirigentes del MIR. En julio del 75, el nombre de María Teresa Eltit fue incluido por la DINA en un fallido montaje de encubrimiento de las desapariciones, conocido como la "Lista de los 119", y realizado en el marco de la Operación Cóndor.

El "Coronta" Moren
Patricia Guzmán Pardo señaló en declaración jurada que estuvo con María Teresa desde el 1° al 8 de enero de 1975, período en el cual ésta fue interrogada y maltratada durante dos días completos por el Comandante Marcelo Morén Brito, alias "El Ronco" y "El Coronta". Después, debido al estado que se encontraba, la dejaron tranquila unos días. Pero Moren Brito la volvió a a sacar para interrogarla el 8 de enero, cuando ingresó a Villa Grimaldi detenido Emilio Iribarren, alias "Joel", también mirista, que había tenido años atrás una vinculación sentimental con María Teresa. Ella y Emilio Iribarren fueron colocados en "la parrilla", consistente en un camarote doble, de huinchas metálicas. Ella ocupó el camarote de arriba y abajo fue amarrado Iribarren. Luego de ser torturado y chantajeado por la presencia de su esposa, que le pedía colaborar, Iribarren se convirtió en un colaborador de la DINA. Pero a diferencia de otros delatores, hasta hoy Emilio Iribarren niega su participación en la tortura y entrega de sus ex compañeros de partido y en especial niega haber visto detenida en Grimaldi a su antigua polola de tiempos de la secundaria.

Una joven valerosa
Al dolor de la detención, en María Teresa se unía su preocupación por el destino de su madre, Teresa Contreras Falcón, ya que era hija única, y su padre, un inmigrante palestino, había fallecido. Compartió esa preocupación con sus compañeros de prisión. Los testimonios de los sobrevivientes de Villa Grimaldi, dan cuenta de su extraordinaria calidad humana. En su declaración, la ex presa Olga Cortés señala: "Apenas ingresé a la pieza donde fui confinada se me acercó una joven que trató de consolarme...y después he podido reconocerla. Es una joven muy valerosa, de gran espíritu y muy compasiva. Había sido "parrillada" en varias oportunidades y a pesar del gran temor que le tenía a ese tipo de apremios, lograba sobreponerse, más aún, podía reconfortar a las otras detenidas cuando volvían de los interrogatorios golpeadas, malheridas".


El 8 de enero
La sobreviviente María Alicia Salinas declaró que compartió pieza como detenida con María Teresa Eltit y María Isabel Joui, además de otras presas liberadas posteriormente. María Teresa le dijo que había sido interrogada con apremios ilegítimos, por su relación con José Bordaz Paz. La testigo declaró que en la mañana del 8 de enero María Isabel y María Teresa fueron sacadas de la pieza y nunca más las volvió a ver. Con ellas iba también el esposo de Maria Isabel, Renato Sepúlveda Gajardo y otro prisionero descrito como joven, delgado, de pelo negro, cuya identidad se desconoce.

María Alicia recuerda que en esa oportunidad María Teresa vestía una falda azul con dos bolsillos laterales, modelo godé, polera y chalas tipo terraplén, de mezclilla piel de durazno, muy usadas, de color azul. Usaba el pelo corto y tenía el cuerpo lleno de estrías producidas por la aplicación excesiva de corriente eléctrica.

Gestiones judiciales
Estas pueden dividirse en antes y después de la intervención del Juez Guzmán. Antes, este caso nunca llegó a ser verdaderamente investigado. Ahora, por primera vez, los acusados se encuentran cumpliendo prisión preventiva acusados de secuestro calificado, homicidio y asociación ilícita.

El recurso de amparo interpuesto por su madre el 19 de diciembre de 1974 fue denegado en enero de 1975. Luego de varios intentos fracasados de búsqueda de justicia en los tribunales, en enero de 1980, ella interpuso una querella por el delito de secuestro ante el Segundo Juzgado del Crimen de San Miguel, dirigiendo su acción contra Marcelo Moren Brito, alias el "Coronta" u "oso", acompañando los testimonios de Angeles Alvarez Cárdenas y de Patricia Guzmán Pardo.

En agosto del año 1980 por la Corte de Apelaciones de Santiago, entregó el conocimiento de la causa al Primer Juzgado del Crimen.

En la ratificación de la querella, la madre de la detenida hizo presente al Tribunal que la orden de investigar este posible delito había sido diligenciada por la Brigada Investigadora de Asaltos de Investigaciones, departamento de policía que tenía otras funciones distintas a la de investigar un desaparecimiento. El detective de apellido Mombiela concurrió posteriormente al Tribunal aclarando que la orden se la habían dado sus superiores, pero que efectivamente no estaba dentro de sus funciones investigar este tipo de hechos.

Declaraciones anteriores
En 1980 Moren Brito era coronel y estaba destinado en la Comandancia de la Guarnición de Santiago. Jamás se le citó a declarar. Sólo declararon las testigos Olga Luisa Cortés Bruna, y Angeles Beatriz Alvarez Cárdenas. Ambas ex prisioneras reconocieron la fotografía de María Teresa Eltit Contreras, como la persona que habían visto en Villa Grimaldi.

Tampoco se ubicó entonces a Osvaldo Romo, citado por los testigos como uno de los agentes de la DINA que ejercía funciones en Villa Grimaldi. La causa fue sobreseída el 26 de diciembre de 1980 por no encontrarse justificada la perpetración del delito. Esta resolución fue aprobada en marzo de 1981 por la Corte de Apelaciones de Santiago.

Luego de los informes evacuados por la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, esta causa fue reabierta y el 26 de mayo de 1992 se presentó ante el 1er. Juzgado del Crimen una nueva querella por el secuestro de María Teresa Eltit Contreras. Esta causa ingresó a tramitación con el rol N° 114907. A diciembre de 1992 se encontraba en estado de sumario con diligencias pendientes, entre las cuales estaba la detención del agente de la DINA, Osvaldo Romo Mena.


Si sabe algo más sobre los compañeros de los que leyó, compártalo con nosotros enviándonos un EMAIL Si sabe algo sobre cualquier otro compañero desaparecido o asesinado por la dictadura, compártalo también con nosotros, eso ayudará a que jamás los olvidemos.

Sitio creado por
ULTIMOS TRANVIAS
© 1999 - © 2000 - © 2001 - © 2002
© 2003 - © 2004 - © 2005. ESCRÍBANOS