RECUERDA, TU HERMANO DESAPARECIO
Para Manuel Jesús Villalobos Díaz
Por Lucía Sepúlveda






Osvaldo Romo comandaba el grupo de cinco agentes de la DINA que el 17 de septiembre de 1974 irrumpió con violencia en el domicilio de Manuel Jesús Villalobos Díaz, casado, 22 años. Fue la primera incursión de la DINA contra esta familia, en la que se llevaron detenido al joven mirista. Cuatro meses después, cuando detuvieron a su hermana, en Villa Grimaldi los agentes que la interrogaban le dijeron: "Recuerda, tu hermano desapareció."

La primera vez que los agentes llegaron al departamento B de Morandé 882, en el centro de Santiago, a llevarse a Manuel, era de madrugada, hora de la indefensión, para acrecentar el miedo en el entorno. Primero golpearon al cuñado; enseguida preguntaron por el joven, usando su sobrenombre familiar. Lo esposaron y a continuación le propinaron una feroz golpiza. Paralizados, observaban la escena, su esposa con su hijo, de tan sólo ocho meses, su hermana y su cuñado.

Luego del interrogatorio y los golpes, lo introdujeron en una camioneta Chevrolet C-10, color rojo y toldo oscuro, con patente de Las Condes. Al joven vendedor de libros, Manuel Villalobos, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR, se lo llevaron con destino desconocido. El mismo día desapareció también Néstor Alfonso Gallardo Aguero, de 24 años, contador, dirigente regional del MIR de Temuco, pero se desconocen los vínculos existentes entre ambos.

A mediados de 1975, los nombres de Manuel Villalobos y Néstor Gallardo figuraron en una nómina de 119 chilenos supuestamente muertos en el extranjero, en enfrentamientos con grupos de ultraizquierda rivales o con las Fuerzas Armadas argentinas. El montaje publicitario orientado a encubrir las desapariciones de resistentes fue armado por los servicios de seguridad del Cono Sur, en el marco de la Operación Cóndor.

Obedecían órdenes
Antes de marcharse con el detenido, los sujetos se llevaron numerosos libros y documentos, incluido el certificado de nacimiento de Manuel. Casi un mes después, el 13 de octubre, su padre, Manuel Villalobos Olivares, lo vio en las proximidades del paradero 9 1/2 de la Gran Avenida, al interior de una camioneta Chevrolet C10, en medio de dos individuos. Días más tarde, el 24 de ese mismo mes, su esposa pasaba frente al Hospital Militar, cuando vio de nuevo la camioneta Chevrolet en la cual se habían llevado a Manuel. También observó que en el interior se encontraban dos de los individuos que lo habían aprehendido. Uno de ellos tenía aproximadamente 23 años, era alto, delgado y moreno. De pelo negro y liso, labios delgados y ojos café oscuros. En la oportunidad vestía un terno oscuro. El otro, de unos 35 años, era alto gordo y también moreno. De pelo negro encrespado, ojos café y también andaba de terno oscuro. Ella se aproximó a los agentes, que la reconocieron de inmediato. A continuación, le comentaron que su "única misión es detener a las personas, que después no se sabe del paradero del arrestado", y "que ellos obedecían órdenes".

Siempre en octubre, su madre acudió a las oficinas de la Comandancia de la Guarnición Militar de Santiago en busca de alguna información sobre el joven. Allí le entregaron un papel escrito a mano con las cifras: 35550-5416 y E-2. Según el oficial que la atendió, esos números significaban que el detenido estaba en poder de la DINA.

Se supo, también en ese mismo mes, que algunos detenidos políticos habían visto a Manuel Villalobos en Cuatro Alamos.

Familia perseguida
La hermana de Manuel fue detenida el 14 de enero de 1975 por agentes de la DINA que la llevaron a Villa Grimaldi. Allí la interrogaron sobre su hermano, pero nunca le preguntaron cómo ubicarlo. Reconoció, en el recinto, a Osvaldo Romo como el jefe de los agentes que habían irrumpido en su casa en septiembre. Sus aprehensores le recordaron en forma amenazadora: "Recuerda que tienes un hermano desaparecido".

Posteriormente, el 15 de septiembre de ese año fue a su vez detenido el cuñado de Manuel e igualmente trasladado a Villa Grimaldi; allí reconoció a Osvaldo Romo como el jefe del grupo que allanó su departamento.

La familia hizo todo lo posible por saber algo de Manuel. A su angustia por no saber del paradero del joven, se agregaba que él padecía una grave dolencia, epistaxis o hemorragia a repetición, que en varias ocasiones le había producido anemia. Además de las gestiones judiciales, solicitaron audiencias e información a los miembros de la Junta de Gobierno y a los Ministros del Interior, Justicia y Defensa. También enviaron antecedentes sobre la desaparición del joven a diversos Jefes de Estado y a organismos internacionales.

A partir de noviembre de 1975, su esposa fue intensamente buscada por los organismos de seguridad de la dictadura. Esta situación la llevó a abandonar la búsqueda y asilarse junto a su hijo. Hasta 1982 tuvo prohibición de ingreso al país.

      


Si sabes algo más sobre el compañero cuya historia leíste, compártelo con nosotros enviándonos un e-mail para que así todos podamos conocerlo.
Si sabes algo sobre cualquier otro compañero desaparecido o asesinado por la dictadura, compártelo también con nosotros, eso ayudará a que jamás los olvidemos.


COMISION MEMORIA HISTORICA
_____________________

SITIO WEB
"MEMORIA VIVA"
_________________________

NUESTROS
COMPAÑEROS CAIDOS
_________________________

CONOZCA OTRAS HISTORIAS
_______________________

Este es un sitio creado por __ULTIMOS TRANVIAS © 1999 - © 2000 - © 2001 --ESCRIBANOS--