Adiós a Sara Astica
Del cerro Los Placeres yo me pasé al Barón...
Homenaje a Sara Astica Cisternas
Por Manuel Holzapfel G.

CONOZCA:
Sarita Astica, la de "Valparaíso mi amor"
La historia de José Domingo Cañas
La historia de Teobaldo Tello Garrido, el detective que hizo desaparecer la dictadura



A las 20:30 horas del jueves 22 de marzo, murió la destacada actriz Sara Astica Cisternas, quien desarrolló una importante labor teatral en Chile y Costa Rica, junto a su marido Marcelo Gaete, fallecido a fines de 2005.

Regresó a Chile en diciembre pasado, contraviniendo las indicaciones médicas que le prohibían viajar debido a un cáncer avanzado. Quería conocer a su última nieta y estar junto a sus hijos antes de partir. “Este dolor es culpa del “flaco” que me dejó sola”, me dijo la tarde que la visité, mientras masajeaba su espalda intentando mitigar el efecto devastador del cáncer. “Mi vida no tiene sentido sin Marcelo”, agregó con la mirada perdida en los recuerdos. Un numeroso grupo de personas, compuesto por sus compañeros del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), ex presas políticas, actores, familiares y amigos la despidieron el sábado 24 de marzo en la Iglesia Nuestra Señora de la Merced, situada en la Plaza Ñuñoa. Las ex prisioneras políticas que compartieron con Sara el horror de los centros de tortura de José Domingo Cañas, de Tres y Cuatro Álamos, resaltaron su fuerza e integridad para enfrentar ese difícil momento. “Siempre mantuvo su dignidad en alto y se preocupó de acoger y ayudar al resto de las compañeras”, recordaron. Con el mismo decoro enfrentó el exilio en Costa Rica, país al cual llegó a fines de 1974 con Marcelo Gaete y sus cinco hijos. Los primeros tiempos fueron difíciles: al trabajo teatral tuvieron que sumar la venta de empanadas y pastel de choclo, lo que les permitió subsistir. Luego vino la consolidación artística en ese país, donde realizaron una fructífera labor que dejó una profunda huella en el teatro costarricense. Sara fue consecuente con sus ideas hasta el final. Su casa del barrio Guadalupe en San José, fue el hogar de muchos en tiempos de dictadura y de la Revolución Sandinista. Cómo olvidar su torta de tres leches y su mirada dulce como ninguna. Su sencillez y generosidad, tan lejanas a la vanidad y el egoísmo predominantes en el ámbito intelectual-artístico. Su profunda sensibilidad y calidad humana ha dejado una huella imborrable, en quienes tuvimos el privilegio de conocerla.

      

Sara Astica era hija del escritor y poeta revolucionario Manuel Astica, sindicalista y periodista, considerado como el cabecilla de la llamada "Sublevación de la Escuadra de Chile", ocurrida en Coquimbo en 1931. Astica, junto a Alfonso Alcalde y Eduardo Anguita, creó el ya legendario colectivo literario La Mandrágora


Si sabe algo más sobre las o los compañeros cuya historia leyó, compártalo con un e-mail para que todos podamos conocerlo.
Si sabe algo sobre cualquier otro compañero desaparecido o asesinado por la dictadura, compártalo también con nosotros, eso ayudará a que jamás los olvidemos.


Sitio creado por
ULTIMOS TRANVIAS
© 1999 - © 2000 - © 2001 - © 2002
© 2003 - © 2004 - © 2005 - © 2006 - © 2007. ESCRÍBANOS