Homenaje al amor y al valor
En memoria de Óscar Ramírez González,
Martín Elgueta Pinto, Abundio Contreras González
y Antonio Cabezas Quijada.
Tamara Saavedra

CONOZCA: Ceremonia en Australia
Homenaje a los 119
Abundio, el carpintero del G1


Paty, te envío estas pocas palabras que he escrito después de haber asistido al acto de plantar los árboles en recuerdo de los que cayeron. Haz lo que quieras con ellas, guárdalas, publícalas, o compártelas con las otras compañeras que te acompañaron en este proyecto. Un abrazo de tu cuñada, Tamy.

Sábado 22 de Julio 2006 en Australia, el día amaneció tibio y asoleado en contraste con los días anteriores que habían estado fríos y lluviosos, era como si los hados estuvieran de nuestra parte y quisieran participar en la celebración preparada en honor al amor y al valor.

En este día tuve el privilegio de ser testigo de un homenaje muy merecido a cuatro jóvenes idealistas y luchadores, cuyo único pecado fue haber querido un Chile justo para todos los ciudadanos y no solamente para una elite.

Ellos nunca transaron en sus principios e ideales y partieron de esta vida cuando aún no era su tiempo, pero lo hicieron con valor y seguros de que su sacrificio no sería en vano y algún día la justicia social sería una realidad. Estos jóvenes, cuyos nombres han sido grabados en bronce son Óscar Ramírez González, Martín Elgueta Pinto, Abundio Contreras González y Antonio Cabezas Quijada.

En memoria de estos seres queridos y como un homenaje al valor y al amor se plantaron cuatro árboles nativos de Australia en "Fairfield Park", un lugar cercano a Sydney, donde se erigió también el monumento a Salvador Allende.

Sus deudos, cuatro mujeres que lucharon por un largo tiempo para llevar a la realidad este proyecto, han sido las pioneras en Australia de perpetuar el nombre de ellos en algo que vivirá por mucho tiempo, un árbol. Uno por cada víctima del terror. Sus hijos, sus nietos y las generaciones por venir podrán recordar sus nombres y saber que ellos lucharon por nosotros y perdieron una batalla, pero no perdieron la guerra y en ese día lo pudimos ver y sentir.

Las compañeras Sylvia, Elvira, Victoria y Patricia han cerrado el círculo de su dolor y miran hacia el futuro con una nueva luz en sus corazones, les damos las gracias por habernos permitido compartir este acto con ellas. Fue como volver el tiempo atrás y no niego que quise con ganas gritar, "¡Compañero Antonio Cabezas Quijada, presente, ahora y siempre!", pero no lo hice porque ello habría sido enturbiar este acto de amor y de dolor. Tamara Saavedra http://pinochetasesinolodron.web.com.co/enmemoriaclick/


Antonio Cabezas Quijada, era empleado de la Dirección de Industria y Comercio, del Ministerio de Economía. Entre 1972 y 1973, fue el Interventor de la Industria Textil Comandari. Antonio, que era militante del Partido Socialista, desapareció después de haber sido detenido el día 17 de Agosto de 1974. Anteriormente, había sido detenido el propio 11 de septiembre de 1973, por carabineros en el recinto de la Industria Comandari, y condenado a 60 días de prisió; condena que se le dio por cumplida ya que había permanecido en prisión desde la fecha de su detención hasta Noviembre de 1973.

Alrededor de un año después de su primera detención, el 17 de agosto de 1974, el afectado es nuevamente aprehendido, esta vez por efectivos de los servicios de seguridad. Los detalles del hecho son expuestos por su cónyuge, doña Patricia Dolores Saavedra Mondaca:

"La segunda detención fue el 17 de Agosto de 1974, a las 10:30 horas de la mañana; oportunidad en que sólo se encontraba en la casa la empleada de ese entonces, Sara Valenzuela, y una hermana de mi esposo, llamada Carmen Gloria Cabezas, de 9 años. Como mi esposo había sido procesado, tenía que ir a firmar todos los sábados. Es por eso que como ese día era sábado, yo no me alarmé mayormente cuando me lo encontré en el primer piso del edificio en que vivíamos. Iba acompañado de tres civiles. Mi esposo se acercó a conversar conmigo; yo no pensé que iba junto a otras tres personas que estaban al lado suyo, sino que él me dijo que iba a la Fiscalía a firmar y que volvía en seguida: que no me preocupara, ya que en ese entonces me encontraba en el séptimo mes de embarazo.

Cuando subí al departamento, la empleada me dijo que tres hombres habían venido a buscar a mi esposo, y allí recién me percaté de que las personas que había visto junto a él eran sus acompañantes. No se me ocurrió salir a mirar qué camino habían tomado, ya que la empleada estaba muy nerviosa, y recién, después de un rato me dijo lo que había sucedido. Según la empleada, mi esposo pidió a los tres hombres que lo fueron a buscar, que les exhibieran credenciales, y que ellos le habían mostrado un carnet, pero que ella no lo había visto...".



Martín Elgueta Pinto, soltero, estudiante de Ingeniería Comercial de la Universidad de Chile, militante del MIR, fue detenido el 15 de julio de 1974, alrededor de las 19:30 hrs., en el departamento del matrimonio formado por Juan Rosendo Chacón Olivares (detenido el mismo día que el afectado y actualmente desaparecido) y Verónica Martínez Ahumada. En su aprehensión participaron agentes de la DINA, encabezados por Osvaldo Romo Mena.

Horas antes, había sido detenida, en la vía pública, también por agentes de la DINA, María Inés Alvarado Börgel (actualmente desaparecida), novia del afectado, en presencia de Verónica Martínez, quien llevaba consigo a su pequeña hija Camila, la que logró escabullirse y dirigirse hacia su domicilio, en donde informó de los hechos a un primo de su marido, Antonio Osorio.

Según declaraciones de este último, a partir de entonces se notó un intenso despliegue de personas que evidenciaban ser agentes de seguridad, en torno al edificio. Alrededor de las 17:30 hrs., unos 10 individuos fuertemente armados, entre ellos Osvaldo Romo, se presentaron en el departamento de la Avenida Antonio Varas, identificándose como funcionarios de la DINA. Estos iban armados y llevaban a María Inés Alvarado, la que se veía muy asustada y sangraba del labio superior. Después de confirmar la dirección, procedieron a llevársela, mientras otros agentes allanaban el departamento. A las 19 hrs. llegó Raúl Chacón Zenteno (padre de Juan Rosendo), y media hora más tarde lo hizo Martín Elgueta, a quien le quitaron un paquete de ropa que llevaba. A las 8 de la noche, concurrió hasta el domicilio Juan Rosendo Chacón (actualmente desaparecido). Todos ellos fueron detenidos, incluyendo a Verónica Martínez Ahumada y Antonio Osorio, y conducidos, vendados, a Londres 38, recinto secreto de reclusión y tortura de la DINA. Aquí, Martín Elgueta fue visto por varios testigos.

Antonio Osorio Olivares señaló que al afectado lo llevaban a interrogatorio tres veces al día. En más de una oportunidad escuchó sus gritos de dolor y quejidos. Por su parte, Ramón Osvaldo Barceló, quien conocía a la víctima desde niño, también lo vio en Londres 38 y en malas condiciones físicas, en la noche del 14 al 15 de agosto de 1974. Incluso, el mismo Martín Elgueta le había dicho con anterioridad a Antonio Osorio, "he sufrido muchas torturas, pero estoy bien de salud. Por más que me torturen, no hablaré, pues nada tengo que decir".

Cinco días más tarde fueron sacados de Londres 38 para ser conducidos al campamento de incomunicados de Cuatro Alamos: Verónica Martínez, Raúl Chacón Zenteno, Antonio Osorio Olivares (todos puestos en libertad posteriormente) y Juan Rosendo Chacón Olivares (quien desapareció desde ese recinto), quedando detenidos en Londres 38 Martín Elgueta y María Inés Alvarado Börgel, los que desaparecieron desde allí.

También fue visto en este recinto por Cristián Van Yurick, Graciela Scarlett Mathieu y por Nelly Barceló. Durante su reclusión, Martín Elgueta fue sacado del recinto de la DINA en dos oportunidades. El 17 de julio de 1974, alrededor del mediodía, fue llevado hasta el domicilio de María Matilde Cheuquemán Cheuquemán, en la población Buzeta, la que guardaba enseres de la familia Elgueta. El objetivo de la visita fue retirar un par de frazadas. Según María Matilde, el afectado, quien se veía muy sucio y con mal aspecto, se presentó acompañado de un civil de más o menos su misma edad, "amable y rubio", quien, en ningún momento se separó de su lado. La descripción de este agente corresponde a uno de los que allanó el departamento de Antonio Varas y participó en la detención de Martín.

Días después, el 25 de julio de 1974, Martín Elgueta y María Inés Alvarado Börgel fueron llevados, esta vez por Osvaldo Romo y otros 2 civiles, hasta el domicilio de la madre de ella, Inés Börgel González, ubicado en la calle Dublé Almeyda en Ñuñoa. Las víctimas mostraban en sus frentes una mancha negra, al parecer de quemadura. En esa ocasión, María Inés dijo a su madre que ambos estaban detenidos y que permanecían en las mismas condiciones. Al cabo de unos 10 minutos, los agentes se llevaron a los jóvenes, subiendo con ellos a una camioneta Chevrolet C 10 nueva.

Posteriormente, en febrero de 1975, en una "conferencia de prensa", realizada por cadena nacional de radio y televisión desde el Edificio Diego Portales, 4 dirigentes del MIR que se encontraban detenidos en poder de la DINA, entregaron públicamente el nombre de Martín Elgueta como uno de los militantes del partido que estaba "exiliado".
Un año después de su detención y desaparecimiento, en julio de 1975 el nombre del afectado apareció en la lista de los 119 chilenos que presuntivamente habían muerto en enfrentamientos en Argentina. Estaba incluido en la nómina de la revista "Lea" que apareció por única vez. La veracidad de este hecho jamás ha podido ser comprobada, más aún, ningún Gobierno, ni siquiera el chileno, lo ratificó oficialmente. El Coronel Jorge Espinoza Ulloa, Secretario Ejecutivo del Servicio Nacional de Detenidos (SENDET), informó al Tribunal, el 23 de septiembre de 1975, que en la Secretaría que él dirigía no se registraban antecedentes de las detenciones o muertes en el extranjero de María Inés Alvarado Börgel y de Martín Elgueta Pinto.

Poco más de un mes antes de la detención de Martín, agentes de la DINA, encabezados también por Osvaldo Romo, habían detenido a su hermano Raimundo Belarmino Elgueta (mayo de 1974), el que fue violentamente torturado y amenazado de muerte, pasando por distintos centros de reclusión y permaneciendo desaparecido por más de 10 días. Por otra parte, también el domicilio de su familia había sido allanado por Romo, mientras que su padre, Belarmino Elgueta Becker, alto dirigente del partido socialista, se encontraba en el exilio en México. También su madre, Yolanda Pinto ( ya fallecida) y su hermana, fueron víctimas de graves amedrentamientos por Osvaldo Romo en distintas ocasiones.



Oscar Julio Ramírez González, de 23 años, se desempeñaba como encuadernador en una imprenta. El día 8 de septiembre de l983, en el marco de la Quinta Jornada de Protesta Nacional, se produjeron nueve muertes. Él fue uno de los que cayó en esa oportunidad: un impacto de bala que le atravesó el tórax, cuando participaba en manifestaciones en la Población Juan Antonio Ríos de Santiago.

Declaraciones de Carabineros en el proceso judicial respectivo reconocen la actuación en el lugar de furgones, buses y piquetes de efectivos de su institución, pero niegan haber hecho uso de sus armas de fuego. Con todo, por testimonios múltiples, verosímiles y coincidentes, a la Comisión Rettig, le asiste la convicción que agentes del estado presumiblemente carabineros utilizaron sus armas de servicio excediéndose en mucho en el uso de la fuerza, ya que llegaron al asesinato.



Abundio Alejandro Contreras González, casado, un hijo, militante del MIR, fue detenido en julio de 1974, por 5 agentes de la DINA que irrumpieron en su domicilio de La Cisterna. Uno de los sujetos, dijo llamarse "Julio" y ser su amigo nombrándolo por su apodo de "Jano". Luego que la vivienda fue allanada, lo sacaron a golpes de puños y pies lo que fue presenciado por su padre y por su cónyuge. Ese mismo día, cerca de las 15 horas, el domicilio de su hermana Julia Amelia Contreras González, ubicado en el Campamento "Fe y Esperanza", fue allanado por los mismos agentes quienes manifestaron buscar un bolso que él habría mandado a guardar. Como no encontraron nada, volvieron al día siguiente, pero esta vez llevaron en calidad de detenido a Contreras González, en esta oportunidad indicaron a su hermana que no comentara los hechos ocurridos y que luego tendrían noticias.

Abundio, tras ser detenido fue trasladado al recinto de la DINA de Londres 38 y luego, en la última semana de julio, a 4 Alamos desde donde desaparece, en estos recintos fue visto por testigos que sobrevivieron a su aprehensión.

Cristián Esteban Van Yurick Altamirano, ex detenido de la DINA, expone que pudo percatarse de la presencia de otras personas detenidas, entre ellas, Abundio Contreras González, quien era miembro de la estructura del MIR denominada GPM1 y su caída está relacionada, quizá, con Artemio Gutiérrez o Francisco Fuenzalida. Estas dos últimas personas son también detenidos desaparecidos y al igual que la víctima, eran miembros del GPM1 del MIR.

Scarlett Mathieu Loguercio, ex detenida de Londres 38, expone que allí se encontraba en calidad de prisionero Abundio Contreras González, quien en una oportunidad le prestó útiles de aseo personal; fue trasladada junto a él a 4 Alamos alrededor del 25 de julio, iban en el mismo furgón en donde le manifestó: "soy el Pablo, me llamo Abundio Alejandro Contreras González"; nombre que ella nunca olvidó. La cónyuge de Abundio, Victoria Krüger Guajardo, fue detenida a fines de julio de 1974, siendo dejada en libertad. Poco tiempo después, debió abandonar el país junto a su hija, ante el temor cierto de volver a ser detenida y desaparecer.


Si sabe algo más sobre los compañeros recordados, compártalo, enviándonos un e-mail para que así todos podamos conocerlo. Si sabe algo sobre cualquier otro compañero desaparecido o asesinado por la dictadura, compártalo también con nosotros, eso ayudará a que jamás los olvidemos.

Sitio creado por
ULTIMOS TRANVIAS
© 1999 - © 2000 - © 2001 - © 2002
© 2003 - © 2004 - © 2005 - © 2006. ESCRÍBANOS