Desapareció de la U y de Maipú a los 21 años
En memoria de Juan Ernesto Ibarra Toledo__
Lucía Sepúlveda






Nadie vio la detención de Juan Ernesto Ibarra Toledo, el 25 de julio de 1974. El era estudiante de Servicio Social de la Universidad de Chile, tenía 21 años de edad, militaba en el MIR, y vivía en la Villa O'Higgins de Maipú. En la universidad regida por los militares, Juan no pasaba inadvertido: tres meses antes, el fiscal Gustavo Reyes Román, de la sede Santiago Oriente, lo acusó por escrito de "observar una conducta sectaria y proselitista". La DINA realizaba en esos meses una vasta operación contra el MIR. Su madre, Lutgarda Toledo, lo vio por última vez ese día 25, a las 15:30 horas cuando él la fue a ver a su trabajo en Alameda altura del 1.400. Sin embargo, Juan ya no llegó a la cita que dos horas después tenía con su amigo y camarada del MIR, Alejandro Sanhueza.

Al día siguiente de la detención de Juan, cuatro agentes de la DINA llevaron al estudiante hasta la casa de Alejandro, en una camioneta color verde. Etelvina Toro, madre de éste, relató que Juan "estaba en un estado deplorable" y parecía drogado. Lo escoltaba un hombre gordo, mal vestido, pelo desgreñado, que al ver que Alejandro no estaba tomó a Juan Ibarra de los brazos y se lo llevó a empujones y golpes hasta el vehículo.

Ver la tortura de un compañero
Juan Ibarra había sido conducido hasta el recinto de tortura de calle Londres 38 y posteriormente trasladado, junto a Alfonso Chanfreau (también desaparecido) y a la doctora Nelly Barceló, al recinto de la DINA de Irán con Los Plátanos, ("La Venda Sexy"). De ello dio testimonio la doctora Nelly Barceló, detenida un día después que Juan: "Los agentes me obligaron a ver la tortura de Juan Ibarra Toledo", que había entregado información que permitió a la DINA llegar a la profesional.

Al día siguiente la doctora fue nuevamente llevada hasta Londres 38, esta vez sin Juan Ibarra ni Chanfreau. El nombre de Juan Ernesto Ibarra apareció justo un año después de su detención, como parte de un montaje publicitario de la DINA, que para encubrir la desaparición de 119 chilenos, los hizo figurar como muertos en el exterior.

El Ministerio del Interior
La madre de Juan declaró que a una semana de su detención, su hijo la llamó por teléfono diciendo que estaba en un recinto militar y que si todo salía bien muy pronto quedaría en libertad. Agregó que si llamaban dos amigas suyas, dejaran un número telefónico dónde ubicarlas. Le dictó un número telefónico (394939) que según se comprobó posteriormente, correspondía a un número privado del Ministerio del Interior. También se identificaron como funcionarios del Ministerio del Interior los sujetos que en febrero de 1977, llegaron hasta la casa de la señora Lutgarda Toledo a requerir antecedentes sobre el estudiante de servicio social y solicitar a la madre la firma de documentos negando su desaparición.


Si sabes algo más sobre el compañero cuya historia leíste, compártelo con nosotros enviándonos un e-mail para que así todos podamos conocerlo. Si sabes algo sobre cualquier otro compañero desaparecido o asesinado por la dictadura, compártelo también con nosotros, eso ayudará a que jamás los olvidemos.


COMISION MEMORIA HISTORICA
_____________________

SITIO
"MEMORIA VIVA"
_________________________

NUESTROS QUINIENTOS
CUARENTA Y SIETE
_________________________

CONOZCA NUESTRA
SIGUIENTE HISTORIA
_______________________

Este es un sitio creado por __ULTIMOS TRANVIAS © 1999 - © 2000 - © 2001 --ESCRIBANOS--